La nueva Cenicienta

 

El sueño se acabó. El príncipe azul se ha transformado. La Cenicienta ya no puede esperar a que él la salve. Ya no puede seguir fregando los platos y sirviendo el desayuno de sus hermanastras cada mañana. Ya no puede soñar con el día en que él venga y la saque de ahí, de ese nido de víboras. De esa casona donde todas le hacen la vida imposible. 

 

Cenicienta se ha dado cuenta de que las hadas no son reales. Se ha dado cuenta de que el príncipe está en su castillo y no tiene la menor idea de que ella existe. Cenicienta tiene que estudiar una carrera, conservar sus buenas notas y actualizarse, tal vez en la facultad conozca a un príncipe. Sin embargo, la dinámica ha cambiado. El príncipe verá  qué tanto puede contribuir Cenicienta a una vida juntos. Ya no basta con sólo el “..y fueron felices por siempre” ahora es “y fueron felices por siempre mientras los dos trabajaran y aportaran igualmente al gasto familiar.”

 

Al parecer, muchos hombres hoy en día ya no buscan salvar una princesa, y las princesas tienen que quitarse el vestido y la coronita, ponerse zapatos de batalla y salir a encontrarse con su destino. Cada vez más, las parejas cambian de dinámica, considerando huevona, floja, y sin propósito a la mujer que sólo quiere ser ama de casa. La princesa despertó. Así que cada mañana Cenicienta se pone el saco, se quita la corona y carga su portafolios para encontrar su lugar en este mundo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s