Sobre los anillos de compromiso…

 

el regalo que nunca llegó...

El sueño de Marta.

 

 

 

Marta soñaba con el día en que se lo mostraría a sus amigas. Todas desmayándose de la envidida, una a una. En el primer aniversario, Manuel sólo le había regalado unos jabones de ornato, y ella emocionada le había regalado una esclava de oro con su nombre grabado en ella, y atrás una leyenda que decía “Por siempre”. Dibujo de corazón. Con los jabones guardados en lo más profundo del armario y muchos dechos de esperanza, Marta soñaba con el día en que cumpliera dos años de salir con Manuel. 

Soñaba con las velas, la cena italo-francesa, el mesero disque francés, el vino finísimo, el vestido perfecto, y la tan anhelada, soñada, y esperada pregunta, -Marta, Marta querida, ¿Querés ser mi esposa?- Ella viendo a Manuel con la bellísima roca en mano diciendo, -¡Claro que sí, me caso con vos, sos el amor de mi vida!- Marta, no se demoró mucho. Buscó por todas las tiendas hasta que lo encontró. Un reloj de más de lo que le pagarían en un año, por suerte, estaba a meses sin intereses. Le tomaría 18 de ellos pagarlo. También le tomaría casi la mitad de su ingreso mensual pagarlo. Pero valía la pena, era para su amor, para su Manuel. 

El día esperado había llegado. Marta se puso el vestido nuevo, el cual también había comprado para la ocasión. Se puso sombra en los ojos, los delineó, se puso mascara de pestañas, rubor y labial. Se veía como una diosa griega, vestido blanco, barbas doradas, tacones altísimos, maquillaje perfecto y su cabello rubio brillaba bajo la luz de las velas como la luz del sol. Sin embargo, Manuel, apenas se había peinado. Observaba a Marta atónito. -Sos la más bella de la noche.-Marta sonrió. La emoción la recorría desde el pecho hasta el estómago y sentía como las mariposas revoloteaban sin parar. 

La cena llegó, el fetuccini perfecto, el vino delicioso. Marta perdió la paciencia antes del postre.- ¿Querés abrir los regalos ya?- Creí que esperaríamos al postre, pero si querés ya, no hay problema, ya vuelvo.- Marta sacó el espejo, lucía hermosa, acomodo su cabello amarrado con una banda dorada. Todo era perfecto. Manuel regresó a la mesa. Marta sacó la pequeña caja que contenía el carísimo reloj. La entregó. Marta cerró los ojos.-¡Ahora vos!- dijo casi extasiada. -Marta…-dijo Manuel, mientras sacaba un ramo de rosas rosadas que más bien era pequeño. -Feliz Aniversario.- ¿Queeeé?- dijo ella. -Feliz Aniversario, dije.-Marta no daba crédito a sus ojos. Unas rosas rosadas. Nada que se pareciera a un diamante. La relación terminó dos meses después.

 

Desafortunadamente, Marta aún no termina de pagar el finísmo reloj.

Anuncios

Una respuesta a “Sobre los anillos de compromiso…

  1. es cierto esto?
    realmente sucedio esta historia??? y como es que marta lo acepto despues de todo, como no le dijo nada y trato de arreglar las cosas???

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s