La Amistad que fué…

 

Nuestras madres se conocieron embarazadas. Empezamos a ir a la escuela a los dos años, y en todos los cambios de escuela antes de entrar a Kinder 1 estuvimos juntos. 

Pasamos la primaria juntos. Cumpleaños, navidades, posadas, fiestas en la alberca de la casa de su abuela. Éramos mejores amigos, como primos, como hermanos. No cabía ningún tipo de malicia en esa relación. Fui un tomboy como hasta los quince. Jugaba fútbol con él y con sus amigos. 

Nos separaron en la secundaria pero eso no evitó que nos viéramos varias veces y que de vez en cuando platicáramos por teléfono. Me contó de su primer amor, de su primera desilusión y de sus primeras aventuras. Mi vida en aquel entonces era un caos por el cierre de la empresa de mi papá en el 95′ y le conté. Era mi mejor amigo, el mejor que había tenido hasta ese entonces.

Pasaron días, meses, y años. Llegamos a la prepa. Fue una coincidencia estar en la misma escuela. Desde que lo ví me puse muy feliz porque pensé que ya no me sentiría tan sola y que al menos conocía a una persona. Él comenzaba ” una banda de rock” que más que nada hacía covers de Radiohead. En ese entonces buscaban vocalista mujer ( yo no sé porqué ) pero nunca me atreví a entrar. 

Íbamos en diferentes salones, pero yo hacía todo lo posible por platicar con él entre descanso y descanso y lo invitaba a salir con mis nuevos “amigos” ya que él era como mi hermano. Las cosas comenzaron a cambiar radicalmente cuando todas las chicas de 4to de prepa empezaron a morir por él. Su nombre sonaba en todos los salones y era muy popular. A mí no me parecía ni tantito guapo y siempre me preguntaba por qué tanto alarde. 

A partir de ahí todo cambió. Él se juntaba con las chicas locas, con los chicos que bebían alcohol a morir. Los lunes, él y su grupito eran tema de plática pues rolaban por los salones fotos de sus amigas besándose entre ellas y haciendo locuras. Eran tipo swingers pues los hombres rolaban a sus novias dentro de l grupito y aparentemente nada alteraba la armonía dentro del clan.

Cuando saludaba a mi “amigo” ya no me hablaba, a veces sólo me levantaba las cejas. Ya nunca conversaba conmigo  y si nos llegabámos a topar, finjía demencia para no hablarme. Como a los seis meses de haber entrado a la prepa opté por no dirigirle la palabra nunca más. Él nunca se molestó en hablarme tampoco. 

Hice más “amigos”, conocí a muchas personas que me simpatizaban, otras con las que me llevé muy bien, y algunas que dejaron una huella en mi vida como mi amiga Andrea. Tuve buenas y malas experiencias y dentro de todo la prepa fue la mejor época de mi vida estudiantil. 

El último día de prepa, llevaron mariachi, y cuando terminó pusieron la canción de “No me voy” de OV7. No se que tenía esa cancioncita pero toda la prepa se puso a llorar, yo incluída, y me puse a abrazar a todos los que consideraba mis amigos. Entre toda la generación ( éramos más de 350) hicieron un círculo grande en el patio tomados de la mano y un wey que era del comité de graduación expresó los mejores deseos que le salieron en ese momento. 

Cuando terminé corrí hacia mi “mejor amigo” y le dije con lágrimas en los ojos:

-“Creo que eres la amistad que más me ha dolido perder…”-

y él me dijo:

-“Aahh..”

Y se dió la media vuelta y caminó perdiéndose en el mar de lágrimas de prepos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s