Historia de cuando atrapé a unos pequeños criminales

 

Busted!

Busted!

 

 

 

Era un día de verano. Paseaba por mi casa sin saber qué hacer cuando de pronto se me ocurrió subir a la azotea. Yo tenía unos gatitos que vivían conmigo y estaba jugando con ellos cuando de pronto vi que en casa de la vecina un chavo como de 16 años y una tipa más chica como de 14 se brincaban la barda. 

El la ayudó a brincarse y cuando estuvieron en el patio se besaron. No se percataban de que yo los estaba observando. Bajé con mi mamá y le dije: -Oye, ¿No está la vecina?- Mi madre dijo que no sabía pero que ahorita checaba y le conté lo ocurrido. Subí a la azotea y pude ver como los dos niños se iban. Me quedé esperando arriba para ver que nadie regresara. 

Como a los diez minutos los niños regresaron y ahora venían con otros amigos más. La patrulla llegó. Los agarraron. Se habían robado unos dólares y otras joyas de la vecina. Los dólares se los mandaba su hermana del gringo para tratarse porque la vecina tenía cáncer. Creo que a los chamaquitos los metieron a la correccional pero la vecina nunca recuperó los dólares que esos pequeños criminales, o la policía, le quitaron.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s