Archivo mensual: febrero 2009

Mi hermano dijo…

“Le salió el culo por atrás..”

 

En vez de 

 

“Le salió el tiro por la culata.”

 

Me reí a morir por horas.

Anuncios

Post Depresivo

 

El mundo apesta en este minuto.

El mundo apesta en este minuto.

 

 

 

Ha sido un mes difícil. Podría comenzar con la muerte de una de mis tías más queridas y cómo no pude verle, ni estar cerca el día que murió ya que yo tenía que “trabajar” ese día, y era muy importante, era el primer programa, y llegaron todos, Reforma, CNN, y la crema y nata del Tec de Monterrey. 

Pude ir a verla un día después. Ella encerrada en una caja. En una funeraria “equis”. Una caja blanca con una cruz dorada, guardaba lo que quedaba de ella. Sus hermanas frente al baúl, rezaban rosarios y sollozaban. Observaba atónita. La persona de la gran sonrisa, la de cabellos esponjados y rizados, la linda, la buena onda, la graciosa, la que visitaba cada viernes cuando era pequeña, la que llamaba irremediablemente a las 6 de la mañana en cada cumpleaños, había muerto.

Traté de recordar cuando había sido la última vez que la vi. No pude. Le escribí dos cartas donde le contaba de mi nuevo “trabajo” y le decía que tenía que echarle muchas ganas para salir muy bien. Recordé como en el cumpleaños de mi papá no llamó como acostumbraba. Pasó el entierro. Se hizo una misa al día siguiente. Su esposo había citado a su hermana, la más cercana, a recoger sus cosas y guardar lo que considerara bueno o de valor, o que le sirviera para ponerse. 

Ese día llegué tarde. Vi que había una hermana más, tenía unas bolsas enormes y guardaba frenéticamente todo lo que encontraba a su paso. El esposo marcó los límites. “Esto es para su hija, y esto, y esto, y esto también.” La hija de la hermana asintió con mueca y siguió su camino buscando cosas. Parecían carroñeras. 

Me enojé mucho. Una vez ausente mi tía, todas se abalanzaban sobre sus cosas. Sentí que las lágrimas se me agolpaban en los ojos, pero me contuve. Esperé hasta el siguiente día en casa de mi novio. Le conté. Lloré. Me quejé. Él me escuchó y me abrazó.

Las cosas que me regalaron de mi tía, son básicamente algunos suéteres que ella usaba. Cuando me puse uno de ellos, pude sentir su aroma. Sentí una sensación rara. La más rara. No pude describir lo que sentía, tuve escalofríos, pero al mismo tiempo la sentía muy cerca de mí. Me puse todos los suéteres en menos de una semana y cada suéter me la recuerda y me hace sentir que aún está aquí.

Un día, fue como un descubrimiento. Mi tía se había ido. Se había ido para no volver más. No volvería a ver su sonrisa interminable, a escuchar sus chistes, o su voz del otro lado de la línea telefónica. No volvería a abrazarla, a sentir su mano cálida o a verla sentadita en la mesa de su casa mientras cenábamos. No volvería a ver sus platillos o a verla acariciar a su gatito, entre muchas otras cosas más. Lloré.  Sentí impotencia. Me di cuenta de que efectivamente, la muerte no tiene solución.

No me permití sentir más este sentimiento ya que me dominaba, me llenaba de preguntas y de pensamientos. Llorando le dije a mi novio que para mí el único sentido de la vida era Dios y la familia, y así. Muy largo de explicar. Pero es como si nada de lo que hacemos vale la pena, en tu lecho de muerte, ahí ves lo que vale la pena. 

No me quiero dar a explicar, sincerely. Me llené de tristeza al ver que una mesa de mi casa llena de fotografías familiares, tiene en su mayoría personas que ya han fallecido. Mi abue Naty, mi tío Gil, mi tía Cholita, y mi tía Estela.

Es muy triste saber que no volverás a ver a alguien jamás.

***

Y hoy leí un artículo de Chilango que me nubló el día. Era sobre la infidelidad. De como “todos” los hombres buscan variedad después de casarse. Había casos de varios de ellos, que habían sido infieles desde los ¡tres años! de casados.Había otro que decía que se acostaba con una amiga de vez en vez, pero que eso no era infidelidad. Háganme el favor.  Se supone que te casas enamorado, que amas a tu pareja y quieres hacerla feliz. SE SUPONEE.

Si no quieren un compromiso, no se casen, solo lastiman más a las personas de lo que creen.Para qué hacer la boda.  Y si creen que la “variedad” en la vida, es estarla metiendo en cientos de coños, que les aproveche. Porque al final se verán solos, viejos, y con miles de enfermedades venéreas. Ya solo por que no me diera SIDA no lo haría, pero sobretodo no lo haría porque creo en entregarle mi vida y mi cuerpo a una sola persona, al ser su esposa, y espero que el haga lo mismo conmigo al ser mi esposo. 

Llámenme del siglo XV o de antes, pero un día te vas a quedar viejo, y las niñitas no te van a voltear a ver más que por  tú dinero. Y a tí se te van a caer los pechos, y las caderas se van a aguadar, y nadie te va a querer después de una vida llena de amantes pero falta de amor. 

Díganme lo que quieran. Variedad. Hay muchas formas más de no aburrirse en esta vida, y no es a costa de lastimar a otros. Y a tu familia. 

Mundo perdido y cruel. Pffff. 

Me voy… a cortarme las venas con galletas de animalitos.