Chaotic City.

En un lugar donde antes eran valles y lagos, donde habían miles y miles de hectáreas llenas de árboles; donde los animales vivían tranquilos y los pájaros cantaban, todo se fue al caño y no sólo eso, se convirtió en la ciudad más grande y de las más sucias del mundo. 

Si no has adivinado hablo de la capital mexicana, el Distrito Federal. Somos tantos que ya no cabemos más que apilados unos encima de otros. Los servicios son insuficientes y hay colonias que hace meses y años sufren del desabasto de agua. 

Ayer Cherrio y yo fuimos a comer al Applebee’s. Cuando llegamos al centro comercial en el que se encuentra sentimos como nos llegaba una ola de calor y de una mezcla de olores que podían ser todas las comidas de la comida rápida mezcladas más el sudor de toda la banda que yacía en el Área de Fast Food del lugar.

La gente parecía no inmutarse pero había mucho ruido, calor, y olores. Cherrio y yo corrimos al restaurante donde no dejé de sentirme un poco asfixiada pero había aire acondicionado, música agradable, y paz. 

Nuestra paz no duró mucho porque teníamos que irnos a otro lugar a pagar unas  cosas pero por ahora ninuno de los dos tiene coche así que tuvimos que tomar el Metrobús y fue un caos, porque a la altura de Altavista toodo se había inundado y llegaron los bomberos y personas de protección civil y etc y etc. El agua les daba a las rodillas y empezaron a desviar a todos los coches que venían sobre Insurgentes a otras calles y pasamos horas atrapados en el Metrobús sentados entre un montón de gente y acalorados a más no poder. De repente que una pendejita quería cerrrar la ventana y yo le grite: ” ¡No! ¡No la cierres!” y ella como que se hizo la loca y se volteó sin cerrarla. Pero le dije a mi novio, ¿ Apoco no es el ejemplo perfecto de que en esta ciudad NADIE piensa en los demás más que en sí mismo? 

A ver no llovía tanto, y a la pendeja no le caía el agua. En cambio los que veníamos del otro lado no podíamos abrir nuestras ventanas y moríamos de calor. ¿ No podía ella “soportar” un poco el agua o el aire, para que todo el andén ese se ventilara? Parece que no. 

Después cuando llegamos a Dr. Galvez, fue peor todos se aperraban y se empujaban cual jabalíes o peor no se ni que calificativo ponerle a la gente, pero de repente fue como si era el último metrobús de la vida y que si la gente no lo agarraba iba a morir. Esperamos como 6 camiones para que toda la perriza se fuera y nos subimos. Podíamos estirar los brazos, ir viendo la “super tele” del metrobús y lo mas importante, ventilados. 

Así fue hasta donde llegamos, porque ahí mismo tuvimos que batallar con la lluvia, y con la gente y con todo. ODIO esta ciudad  de drenajes insuficientes y sus pinches obras que sirven nadamás para enriquecer al pinche Marcelo Ebrard.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s