Archivo de la categoría: Life

Sobre Ángel Verdugo y las señoritas Polanco

Sería redundante comentarles de nuevo qué fue lo que este señor dijo ayer. Por eso si desean saber qué dijo aquí el link: http://bit.ly/qV6Cxx
Después de escucharlo, no me queda duda de por qué tenemos una sociedad tan segregada, ya que en México, D.F. la gente busca nada más lo suyo. Lo podemos ver a diario: la mamá que se queda en tercera fila con tal de que su hijo se baje en la “mera puerta de la escuela”, el cuate que no le cede el lugar  a una señora de la tercera edad en el transporte público con tal de ir dormido, las mujeres en el metrobús que aunque van en el área especialmente para ellas, se empujan, y hasta se insultan, y ¿qué tal los fines de semana? Cuando miles de ustedes deciden tomar el volante de un vehículo sabiendo que están en estado de ebriedad.
La impresión que me da la ciudad en los últimos tres años, es que la paz y la seguridad social penden de un hilo. No quiero ser amarillista pero hace poco escuche que existían entre tres mil y seis mil elementos efectivos de la PFP, para una ciudad con veinte millones de personas. Y si a eso le sumamos escenas que suceden a diario como la de las señoritas Polanco, pues quiero decirles que vamos perdiendo, porque son muy criticadas, pero muchos hacen lo mismo. Se divierten y hasta buscan rutas alternas, aún sabiendo que al manejar borrachos ponen en peligro sus vidas y las de los demás. Hace como seis años una amiga de mi familia, perdió a su hijo cuando este iba de camino a la escuela en sábado. El chavo tenía una práctica en otro lugar, eran las 6 a.m. y se dirigía a la universidad cuando un borracho nefasto se pasó un alto y chocó con él. Lamentablemente, el borracho vivió, pero el chico de veintitantos que se preparaba para ser médico, falleció. Sus padres no lo han superado, básicamente porque nunca lo verán desarrollarse, casarse, triunfar. Se fue antes de tiempo.
Lo mismo sucedió con mi prima, hace dos años fue atropellada mientras iba en su bici. Le habían dado beca completa en el ITAM, eran vacaciones de verano y daba un paseo por la ciclopista con un amigo, cuando una señora pasó a toda velocidad sabiendo que era paso de la ciclovía. Mi prima murió en el lugar. Repetirlo todavía me da escalofríos, hay una bici blanca justo donde falleció, su vida se esfumó en un instante, y una chica brillante se quedó sin futuro. Por eso las declaraciones de este “señor” me parecen reprobables, ya que precisamente las personas como él, hacen imposibles la sana convivencia y el respeto mutuo entre los habitantes del D.F.
Yo estaría a favor de una ley que exija que si quieres tener auto, solamente puedes tener autos tipo “Smart”, “Spark”, o “Matiz”, y que las bicicletas se volvieran un medio de transporte casi obligado. Las familias con niños o bebés podrían sacar un permiso para tener camionetas, y definitivamente los transportes de carga circularían por las noches o en su defecto, hacer un paso para que no entren a la ciudad.
La reacción de la sociedad ante estos comentarios, me hace pensar que todavía existimos más buenos que malos allá afuera. ¿Por qué no dejar la indiferencia que nos ha marcado desde hace siglos? ¿Por qué no tomar el control de la ciudad en pro de la paz y la seguridad? ¿Por qué no considerarnos en conjunto en vez de individualmente? ¿Por qué no obedecer a los policías, en vez de gritarles una bola de vituperios cada que podemos? ¿ Por qué no exigirle al gobierno que suba los salarios de los que guardan nuestra seguridad para así evitar la corrupción, los crímenes de policías, y al mismo tiempo contratar gente con mayor capacidad para desarrollar esta tarea?
Es cierto que nos falta mucho por hacer, pero si nadie empieza, el México que vamos a heredar será uno parecido a Ciudad Gótica. Por lo menos yo estoy cansada de caminar por las calles de esta urbe volteando para todos lados con tal de cuidarme.
Hagamos algo. Esto TIENE QUE ACABAR.
A.

Los Antros: La nueva carnicería.

Pues sucede que en días pasados fui a un antro. Ya sé. Lo que pasa es que mi hermano “tenía que ir” a uno, y oh sorpresa, la novia no estaba disponible. Así que después de rogarme por dos horas y veinticinco minutos, cedí. (Porque uno tiene que ayudar a los hermanos, ¿Qué no?)

Total, como había llovido y hacía un poco de frío decidí llevarme leggings, stilettos, y un tipo shirt dress, lindo. Para mí, la época de ir a los antros ya se pasó, básicamente porque me choca tener que pagar para entrar (aunque en muchos no hay ladies cover) , adentro todo es muy caro, y me la paso mucho mejor en una fiesta. ( como aquella de gángsters con @automaticbird y @chemolada )

No sé si ya estoy vieja, pero honestamente nunca había visto tanta tipa semidesnuda en mi vida, parecía que eran teiboleras esperando en la cadena, pero el premio se lo lleva una chava que parecía que su vestido, (Que en realidad era una blusa/playera larga) estaban a punto de explotar. Era blanca, de cabello rubio oscuro con rayitos claros, muy delgada, pero parecía que hacía ejercicio, y el otro detalle era que estaba estrenando boob job.

El escote llegaba casi al ombligo, needless to say, mi hermano, sus amigos, y todo hombre heterosexual en el lugar, no le podían quitar los ojos de encima. Y yo bien stalker, queriendo ventanearla en mi blog, le tome una foto del profundo escote que salió negra, pues es antro, obvio no se ve nada, y bueno tampoco era para que flasheara a la pobre niña. (Aunque ella sí flasheo a todos cuando medio nipple se salió de su lugar.)

La foto que si salió… si se sentaba todo se subía peligrosamente. (Ay ya sé qué calse de stalker soy)

En fin mi punto es, ¿Cómo quieren que las tomen en serio niñas, cuando por adelantado muestran todo lo que tienen? Yo sé, hay verdaderos caballeros allá afuera, y son los menos, así que si lo único que quieren es una noche de buen sexo, pues sigan visitando el antro desvestidas así como van. Ustedes hombres, podrán ver a simple vista las mejores carnes que podrán usar a su conveniencia, o si son unos pervs podrán ver las que parecen “barely legal” y todo lo que muestran. Al final de la noche usted recoge su carne, la empaqueta, y la degusta en el lugar que más le agrade ya sea en el hotel, o en su propia casa. Al otro día, “señorita” no te sorprendas cuando casi te patee para que te salgas de su casa, “porque se le hace tarde para ir a trabajar”, y no te las des de “ay yo nunca había hecho esto” ( Él no nació ayer.)

Así que como bien versa el dicho, “como te ven, te tratan” así que tu dirás si quieres el trato de whore o de princesa. Y no es que yo pertenezca a la liga de la decencia, nomás digo, le enseñas al que de verdad quieres, no a medio mundo. Me acuerdo, dejé de ir a los antros porque parecía que era el lugar que se usaba para ver a quién te llevabas al hotel, el día que tomé mi decisión fue porque un tipo “medio guapo” se me acercó y me preguntó mi nombre, después de contestarle, se me acercó y me dijo, “que nombre tan sensual” mientras trataba de poner sus manos en lugares no apropiados a lo que respondí con un buen pisotón, jale a mis amigas y nos fuimos de ahí. De eso ya tiene unos ayeres, y renuncié a los antros hasta ahora, y no pienso volver.

Lo que quize decir con todo esto: Have a little of self respect ladies.

Las vidas de la Karan

Es difícil saber exactamente a donde vamos. Algunos pintamos nuestra marquita cuando creemos que hemos caído en blandito y que “aquí sí nos va a ir muy bien”. Otros pensamos que nuestro gran ego no cabe en ese cubículo y cambiamos, y cambiamos, y cambiamos…para darnos cuenta que las mejores oportunidades han quedado atrás. Por eso hoy, he decidido plantear algunos escenarios en mi vida para que vean las múltiples opciones y posibilidades que existen mientras tengamos aliento. Al menos en mi caso, claro está.

1. La Karan se casa: Y se pone feliz a limpiar su casita, a tener hijitos y a hacer todas las cosas que una señora camioneta haría como ir al súper, y a la yoga, y a tomar café con las amigas, y a recoger a los hijitos para llevarlos a su clase, y después recogerlos de nuevo para llevarlos a la casa, después leer el periódico o ver a López Dóriga, para que cuando llegue el maridín tenga algo de qué hablar. #lame

2. La Karan pone su propio negocio: ya sea productora, agencia lo que sea, se hace bolas entre el IDE y el IETU y el ISR, de pronto tiene que pagar tantos salarios y darle a todos sus trabajadores el IMSS y el Seguro Popular para vivir mejor, vales de despensa y de gasolina, la Karan se da cuenta de que las utilidades netas de la empresa en el primer año son del 0.000001% y no le alcanza ni para comprar unos Trident en el Superama con eso, por lo que después de intentarle, empieza a explotar a la gente ( como algunos que conozco) y les dice que sí les va a pagar pero no les dice cuando por lo que los pequeños trabajadores atomizados le arman una huelga y ella les paga…con vales de despensa. Al día siguiente todo es felicidad en las Islas Caimán y el changarrín en cuestión cierra para siempre. #doblelame

3. La Karan Solá: Así como dijeran, “dénme un museo y lo lleno” la Karan y su vida dedicada al arte sobrepasaría la levedad de Mark Rothko, sería más kitsch que Dulce Pinzón, más profunda que el buen Pollock y tan rentable y chic como Andy Warhol (por algo nos llamamos igual). Después de giras innumerables alrededor del globo la Karan vuelve a su mansión en las islas griegas, donde realiza más arte que hace al mundo estremecerse, hace críticas sociales, le toma fotos a niños africanos para después ser despedazada por la prensa, y terminar sus días en el mediterráneo con millones en el banco y una fila de veinticuatro nietos a su lado, después de eso las naciones pelean por quien debe conservar el valiosísimo y culturalísimo legado que le ha dejado a la Tierra, por lo que la UNESCO lo declara patrimonio de la humanidad. #amonos #stoned

4. La Karan Perry: De repente en una audición de Latinamerican Idol (por eso de que vivo entre puro mexinaco) me escuchan cantar y es lo que el mundo estaba esperando, pronto estoy cantando una canción medio lésbica- a pesar de que soy cristiana- y el mundo me ama en el segundo 30 de mi canción. Pronto estoy de gira por el globo vestida de sushi, me pongo atuendos llamativos y estrafalarios y soy algo así como la nueva Betty Boop. Después de todo mi novio siempre me encontró parecido con ella. Pronto no importa cuantos discos saque, todos se venden como pan caliente, aunque haga canciones del tipo let’s fuck in the club, o la matraca,traca,traca (bueno no tan naca) el caso es que gano millones de aquí a que nazca la Andrea Karan XXVI. O algo así.

5. La Karan escritora: De repente se le cae el server a guorpres porque todo el mundo quiere leer el nuevo post de la Karan. Pronto, numerosas editoriales le ofrecen publicar toda clase de textos y le pagan por adelantado. Stephenie Meyer le ruega que le de chance de lanzar otra novelita para ganarse unos dolaritos, porque gracias a la asombrosa saga que escribe la Karan, todos los niños emo víctima adolescente quieren comprar y leer el libro, pronto tengo cincuenta y seis películas vendidas con la Warner y los niñitos de los que hablé atascan los malls para que les regale un rayoncito en la primera página. Mi hijo Justice es el más feliz pues disfruta de todas mis riquezas y mi marido no se preocupa de que me encanten los Blahnik.

*Este post fue escrito por Andrea a la 1:50 am del día de HOY, cuando se preguntaba qué camino tomar en la vida pero ya era muy tarde como para pensar claramente, aunque sueña con que el escenario 5 se cumpla algún día.*

Una reflexión antes de que se nos acabe el mes…

Pues, ¿Qué puedo decir? He tenido abandonadísimos mis blogs este mes. Han sido varias razones. Una, que no he tenido cabeza porque cambié de trabajo, y me ando “aclimatando” como dirían las abuelitas. La otra, que por el mismo estrés y tener tanto en qué pensar, la verdad es que mis neuronas se han bloqueado y no han querido llenarme de ideas como casi siempre lo hacen. Pero después de este periodo de mini-sequía he vuelto infieles lectores, y febrero nos ha traído varios regalitos, entre ellos:

El día del amor y la amistad: Sí, no podíamos dejar fuera este numerito. La verdad nunca he entendido bien este día, si tienes pareja es para que te llenen de regalitos, y si no tienes pareja es para llorar, pero porque no recibes ninguno, no por otra cosa. Aunque quien sabe a lo mejor tienes una amiga de esas “con bonita letra” igual que tú y hasta hicieron un intercambio o se fueron al cine juntas. Para mí, este San Valentín fue como una revelación: no es lo mismo “celebrar” este día en la escuela que en un lugar de trabajo. Aunque el pasado San Valentín…Mmmm ya no me acuerdo qué hice pero ya no estudiaba. Se acabaron las competencias de a cuál niña le mandaron más rosas de los admiradores secretos este año, ni cuál de los novios trajo las flores más bonitas. Raro, pero este año no me tocó ver ningún auto forrado de post its. De hecho, ha sido el San Valentín más equis ever, no en balde cayó en lunes. No para mí, tuve doble cena y de regalo una cajita musical de los Beatles, con la canción “Here comes the sun” cortesía de @automaticbird quien me conmovió hasta la las lágrimas de “puritita felicidá”. Pero basta de esto, a limpiar la miel, porque “el mes del amor” ya anda en las últimas.

También nos dejó la magnánima frase para la posteridad que será recordada por los siglos de los siglos, o por lo menos todo el año: #Juayderito, que ahora ya es motivo de broma, burla, y risas entre todos los tuiteros y no tuiteros que conozco. De hecho hoy en la mañana estaba viendo en mi facebook que unos listos ya hicieron fotitos de López Dóriga presentando su jarrito de naranja (Mai Ja Rito) entrevistando a R2D2 ( Ar Tu Rito?) y así. Ya hacían falta buenas risas, supongo. Bah.

Las revueltas egipcias y el derrocamiento de Mubarak: Claro y buenísimo ejemplo de lo que puede hacer un pueblo unido. En vez de estarse quejando de que la gasolina subió y de que les quieren aumentar el precio de la tortilla por las heladas cada quien en su casa, hagan frente común y salgan a las calles. Si están hartos de la delincuencia organizada, pues únanse y luchen. ¿Por qué creen que han asesinado a las personas que han hablado? Porque han sido pocas. Piénsenlo así: una hormiga que anda por ahí solilla pues agarras y la matas con la yema del dedo, pero si ves un camino que va de la puerta de la alacena al jardín, ya no es tan fácil, ¿no? Espero que entiendan mi punto. Egipto, y ahora Libia, Túnez, y Marruecos están haciendo temblar a sus gobiernos, cambiando su historia. Es un gran ejemplo de lo que la gente ( y las redes sociales) pueden hacer. Hasta hay una bebita que se llama Facebook, con eso de que la revuelta empezó por ahí.

El despido y regreso de Carmen Aristegui a MVS: Todo por cuestionar el supuesto alcoholismo del Mr. Sr. Presidente de México Don Felipe Calderón Hinojosa. (¿Así o le adorno más?) Pero mejor no digo nada, no me vayan a cerrar el bló, y luego yo qué hago, nadie me va a invitar a unirme a sus filas después.

La burla que ofendió a todo México: La de los angelitos de Top Gear, que nomás dijeron que los mexinacos son flojos, viven abajo de un nopal, y se la pasan durmiendo (¿Cuándo no?) ofendió hasta al pobre embajador de México en UK, quien exigió una disculpa pública. La frase que más ofendió fue “Imagina despertar y recordar que eres mexicano”. Yo digo, imagina despertar y recordar que ya vas a tarde al trabajo, eso sí está cañón. (Porque aquí eso ni pasa, ¿Verdad? Jiji)

Y bueno, podríamos decir muchas cosas más, pero yo me tengo que poner a trabajar, lo cierto es que Febrero ha dado hechos que bien alcanzan para un año. Veremos qué más nos traerá el 2011 que empezó ya con todo. Ustedes no se olviden de sus resoluciones que todavía están muy a tiempo de bajar esas lonjas decembrinas que alimentan con los tianguis del martes, y ponerse a hacer un poquito de ejercicio hace muy bien.

Como diría López Dóriga: Si yu zun.

Las relaciones parasociales

En medio de la coyuntura que vive nuestro país, es casi imposible no hablar o escuchar sobre el caso “Kalimba”. Hubo dos balaceras en ciudad Neza el fin de semana pasado, y explotó un coche bomba en Tula, pero parece que toda la gente estaba “extasiada” porque Kalimba se reservó su derecho a declarar el sábado pasado.

Al encender el televisor, es raro si no hay alguien hablando sobre este hecho. Que si la violó, que si fue con consentimiento. Que si Daiana miente o que si su “amiga” Taily -o como se escriba el nombrecito- dice la verdad. Se ha vuelto parte importante en las noticias, no sólo en los programas de espectáculos, y “periodistas” tan buenos como Loret de Mola – quien lo entrevistó y le faltó agarrarlo a tehuacanazos- o Joaquín López Dóriga nos tienen al día de la situación legal del cantante. Repito, los últimos días ha sido casi imposible escaparme de oír el nombre de Kalimba diariamente.

Lo curioso, es que toda la gente -tenga la posición que tenga respecto al caso- habla de Kalimba y de las jóvenes involucradas como si hubieran estado en el hotel con ellos. Quien me ha leído sabe que no soy fan de los mexicanos, pero últimamente como sociedad hemos entrado en una vorágine que nos ha tragado hasta sus entrañas. Hemos estado más pendientes de qué sucede con los involucrados en la supuesta violación, de los talk shows de Laura, Niurka, y Rocío, de las absurdas declaraciones de Daiana y Taily, de la nueva “carrera” de la segunda mencionada en Tv Azteca, en fin, de todo lo que seguramente tendrá una trascendencia importantísima para nuestro país.

En el talk show de Niurka- sí, yo también lo vi como unos cinco minutos- pasan a una fan de Kalimba. La fan, era una muchacha con aspecto de marimacha, con sobrepeso, un paliacate en la cabeza, y un semblante agresivo.

-¿Meterías las manos al fuego por Kalimba?- le dice Niurka.
-¡Sí!- grita ella sin dudarlo un segundo. -¡Kalimba es inocente!-
-¿Cómo puedes estar tan segura?- insiste.
-Kalimba no haría algo así.- contesta con seguridad la fan.

Precisamente eso es lo que pasa en nuestra sociedad. ¿Quién de ustedes le mandó mensaje a Paulina Rubio por Twitter el día que falleció su padre? Yo vi varios en mi TL que le decían: “Pau, lo siento mucho, mi más sentido pésame, espero que estés bien.” ¿Hola?

A menos de que hayas estado en Timbiriche, formado parte de su staff, o de su lista de amistades, no creo que Paulina tenga una mínima idea de quien eres, y tu te atreves a darle el pésame por el fallecimiento de su padre. Esa es una relación parasocial. Ponerte del lado de Jennifer Aniston, y odiar a Angelina Jolie a muerte por ser una quitamaridos. Esperar que Lucero esté bien ahora que dejó a Mijares. Conocer -por foto- al hijo de Paulina Rubio y “Colate”, y decir, “Ay, míralo qué bonito, se parece a…”. Querer madrearte al JJ porque le disparó a Cabañas, tu ídolo del fut. Ponerle “Fuerza Cerati” como si todas tus buenas vibras le fueran a llegar justo al cerebro. Creer que Kalimba es inocente -o culpable- y que pagará o debe pagar una condena por “las mentiras de una chamaquita cualquiera”.

Mientras que el crimen allá afuera se acaba a balazos a nuestro país y a nuestra gente, pareciera que nosotros estamos inmersos en esa indiferencia exquisita de “mientras a mí no me pase nada todo esta bien”. De todo esto yo me quedo pensando, ¿Nos falta ser más humanos?, ¿Un sentido de pertenencia? (Para así luchar por rescatar a nuestra nación de las garras del narco) ¿Eduación? ¿Leer más de un libro al año? ¿o podría ser que nada más nos falta un poquito de sentido común?

Hello 2011.

Un año más que termina. Para mí el 2010 fue un año de transiciones en muchos aspectos, pero primordialmente el profesional, ya que por voluntad propia estuve casi seis meses sin empleo, pero al ver que mi vida de “nini” no rendía muchos frutos que digamos, me dispuse a buscar trabajo, primero estuve en una editorial donde aprendí muchas cosas como gerente de prensa y rp, pero de alguna manera no lo consideraba lo mío así que cuando una oportunidad en una productora se asomó, no lo dudé dos segundos. Ahora vuelvo a mi infinito debate sobre qué camino seguir ya que las letras me encantan pero igualmente la producción y ese rush que sólo sientes en un set de filmación, levantarte a las 4 am para llegar a un llamado, no comer bien, trabajar largas horas, etc. etc. etc. Debo confesar que no soy el tipo de persona que hace una lista de resoluciones cada año y que mucho menos las cumple. UPS. Ya sé, deben estar pensando lo peor sobre mí. Pero debo decir que me he fijado unas cuantas metas cada año desde el 2008 y las he cumplido. Primero fue ganar la asociación estudiantil en mi escuela junto con otros compañeros, después lograr que un cortometraje se filmara, y finalmente graduarme de la universidad en 2009. Ha pasado tanto en tan poco tiempo que me es difícil asimirlarlo. Aunado a esto se fueron muchos esfuerzos, lágrimas, y hasta peleas. Pero debo decirles algo: ha valido la pena todo el viaje, conocí personas increíbles, aprendí mucho, y recibí regalos inesperados de la vida. Como profesional ha sido bastante diferente, es como volver a nacer, estas en un lugar muy cómodo y de repente bam! te saca el doctor, te acomoda una nalgada de aquellas y llegas al mundo real. Trabajo desde que tengo 18 años, pero siento que no es lo mismo estudiar y trabajar a sólo trabajar. Igualmente siento que para nada es lo mismo ejercer lo que estudiaste a tener un trabajín que te ayuda a darte tus gustitos. He tratado de no tomármelo (TAN) enserio. Pero a veces es difícil, más en este medio donde existen tantos egos en competencia. A veces tienes que aprender a lidiar con las personas, pero a veces tienes que tan solo soportarlas porque son el hijo de la princesa de mónaco y no hay de otra. Eso so far, no me ha hecho tanta gracia, me ha tocado ver el lado ‘feito’ de todo esto, y me hace dudar si quedarme de este lado. Ya sé, en todos lados será igual. Pero pienso que tal vez pueda encontrar un lugar mejor en donde trabajar “un poco más tranquila”, sin tanta presión social y celo profesional. Eso ha sido mi 2010.

Para este año, si he hecho una lista de resoluciones que abarcan mejorar mi salud personal, disminuir el consumo de carne y comida chatarra, hacer ejercicio y lograr mi “dream bod” antes de que me lleguen los treinta. ( Todavía me falta ) Hacer el examen de admisión para la maestría y comenzarla. En el plano profesional, les repito, me sigo debatiendo entre dos caminos, que bien se podrían unir en un futuro, y podría escribir / dirigir/ producir. Toda una realizadora. La última de mis resoluciones será por fin montar un negocio propio, espero que lo logre antes de que se me acaben los 362 días que le restan al 2011, y la más especial entrarle como sea a la filantropía, colaborar en causas sociales, ayudar a los pobres, y ser mejor persona hacia mi entorno. ¿Por qué de qué sirve estar bien uno mismo, sin ayudarle al de al lado? Bueno, eso digo yo, y llevo mucho prometiéndolo así que ya es hora de ponerme las pilas. También trataré de visitar mucho más este espacio que ya he dejado medio abandonado, pero que necesita de las letras para seguir viviendo.

¿Cuáles fueron tus resoluciones de año nuevo? ¿Tienes algún plan para lograrlas o eres de los que el 15 de enero ya olvidaron todo?

Feliz 2011!

La Comparación

Como diría mi amigo Álvaro, este es otro wikileak propio. Un ventaneo. Una confesión.

Crecí entre comparaciones. Cuando no era con Laurita, la niña más aplicada del kinder, era con mi hermano, era con mi mejor amigo en esos ayeres, Andrés, o con la amiga de la prima de la vecina que sí se había sacado diez en el examen de matemáticas. Y yo no.

Pero sin duda la comparación más grande que han hecho mis padres y cada uno de los miembros de mi familia ha sido con una de mis primas, cuyo nombre no puedo revelar. Es mi prima hermana, fuimos amigas en la niñez, pero eso no impidió que mi madre, mi padre, y mis abuelos, pasando por mis tíos, nos compararan. En esa comparación yo salía perdiendo. Porque Susanita era más aplicada que yo, estaba becada en escuela de monjas, llevaba diez de promedio, era mejor portada, y nunca se peleaba con sus hermanas. Yo en cambio de pequeña era un tomboy total. No hay fotografía en donde salga peinada porque me la pasaba corriendo y saltando, y jugando a las luchitas con los niños. Mi arma secreta era “brincar en sus cabezas” que consistía en tomarlos del cabello y comenzar a brincar sin soltarlos. Me peleaba con mi hermano por todo, por cosas, porque no compartíamos, y a diferencia de la escuela, en mi casa me gustaba jugar sola. Más tarde, en la escuela no lo hacía muy bien gracias a las matemáticas, pero era mi único coco. La escuela era muy demandante, te enseñaban en inglés, por ejemplo las mismas matemáticas, y tenías que aprender mecanografía, taquigrafía, y música para graduarte. Recuerdo el día que recogí el certificado de primaria con mi madre. No recuerdo exactamente sus palabras, pero dijo algo como “debería darte pena tener ese promedio de toda la primaria.” Obvio, Susana tuvo como 9.9999 que le dio 10 y todos en la familia fueron felices. Ella salió sin haber estudiado inglés, ni piano, ni muchas cosas que yo ya sabía, pero la inteligente era ella. De ahí nos transportamos a la prepa, en la cual tampoco tuve ningún tipo de beca porque las tres veces que la solicité consideraron que mis padres tenían lo suficiente para pagarme los estudios, pero el no tener beca en mi familia equivalía a burris, así que, dije cut the shit, me hice de oídos sordos y seguí con mi vida.

Años después, revisando mis papeles me encontré el certificado de primaria. Tenía 8.9 de promedio, y no sé cuáles sean sus promedios ( ni me importa) pero ese puntaje para salir de la primaria me parece más que suficiente para una niña de 11 años que se iba a la secundaria. Le reclamé a mi madre por el incidente, y me dijo: “no me acuerdo”. No se acordaba de esas palabras tan hirientes que se repitieron toda mi vida en diferentes cosas. Si hacía una maqueta, que quedó muy cucha, que si dibujaba algo, le faltó, que yo sí estaba bonita, pero que sutanita y fulanita estaban más bonitas que yo. Crecí, fui a la universidad, y pasaba lo mismo con los trabajos que llegaban a ver mis padres. Que no se entiende, que el corto “esta muy loco”, que por qué te quieres ir de intercambio, bla,bla, bla. Mis papás no entiendieron nunca un principio básico que yo considero: tu hijo es el mejor. El mejor de todos. Si un día tengo un hijo y viene a mí, lo haré sentir que vale la pena, porque lo impulsará a ir a más. Hasta hoy, mi prima susanita tiene un trabajo “en el que va a salvar al mundo” (es bioquimica o no sé qué madres ) y yo “tengo un trabajito cualquiera” en palabras de mi papá.

Termino con esto, para que se entienda mi idea, una vez estaba en casa de mi mejor amiga, ella hacía una maqueta porque estudiaba diseño de interiores, pero les diré, la maqueta de esa ocasión en especial no era la mejor que ella había hecho, cuando su mamá entró a la habitación y le dijo: “Hija, qué bonita maqueta yo creo mañana vas a ser la mejor de todas.” Acto seguido mi amiga me dijo: “Creo que sí la voy a mejorar, voy a quitar esto y esto y va a quedar mejor.”

Y no sé por qué les cuento esto, simplemente me acordé de esto hace un rato, y vine a escribir mi autowikileak.