Archivo de la categoría: Bienestar Social

Sobre Ángel Verdugo y las señoritas Polanco

Sería redundante comentarles de nuevo qué fue lo que este señor dijo ayer. Por eso si desean saber qué dijo aquí el link: http://bit.ly/qV6Cxx
Después de escucharlo, no me queda duda de por qué tenemos una sociedad tan segregada, ya que en México, D.F. la gente busca nada más lo suyo. Lo podemos ver a diario: la mamá que se queda en tercera fila con tal de que su hijo se baje en la “mera puerta de la escuela”, el cuate que no le cede el lugar  a una señora de la tercera edad en el transporte público con tal de ir dormido, las mujeres en el metrobús que aunque van en el área especialmente para ellas, se empujan, y hasta se insultan, y ¿qué tal los fines de semana? Cuando miles de ustedes deciden tomar el volante de un vehículo sabiendo que están en estado de ebriedad.
La impresión que me da la ciudad en los últimos tres años, es que la paz y la seguridad social penden de un hilo. No quiero ser amarillista pero hace poco escuche que existían entre tres mil y seis mil elementos efectivos de la PFP, para una ciudad con veinte millones de personas. Y si a eso le sumamos escenas que suceden a diario como la de las señoritas Polanco, pues quiero decirles que vamos perdiendo, porque son muy criticadas, pero muchos hacen lo mismo. Se divierten y hasta buscan rutas alternas, aún sabiendo que al manejar borrachos ponen en peligro sus vidas y las de los demás. Hace como seis años una amiga de mi familia, perdió a su hijo cuando este iba de camino a la escuela en sábado. El chavo tenía una práctica en otro lugar, eran las 6 a.m. y se dirigía a la universidad cuando un borracho nefasto se pasó un alto y chocó con él. Lamentablemente, el borracho vivió, pero el chico de veintitantos que se preparaba para ser médico, falleció. Sus padres no lo han superado, básicamente porque nunca lo verán desarrollarse, casarse, triunfar. Se fue antes de tiempo.
Lo mismo sucedió con mi prima, hace dos años fue atropellada mientras iba en su bici. Le habían dado beca completa en el ITAM, eran vacaciones de verano y daba un paseo por la ciclopista con un amigo, cuando una señora pasó a toda velocidad sabiendo que era paso de la ciclovía. Mi prima murió en el lugar. Repetirlo todavía me da escalofríos, hay una bici blanca justo donde falleció, su vida se esfumó en un instante, y una chica brillante se quedó sin futuro. Por eso las declaraciones de este “señor” me parecen reprobables, ya que precisamente las personas como él, hacen imposibles la sana convivencia y el respeto mutuo entre los habitantes del D.F.
Yo estaría a favor de una ley que exija que si quieres tener auto, solamente puedes tener autos tipo “Smart”, “Spark”, o “Matiz”, y que las bicicletas se volvieran un medio de transporte casi obligado. Las familias con niños o bebés podrían sacar un permiso para tener camionetas, y definitivamente los transportes de carga circularían por las noches o en su defecto, hacer un paso para que no entren a la ciudad.
La reacción de la sociedad ante estos comentarios, me hace pensar que todavía existimos más buenos que malos allá afuera. ¿Por qué no dejar la indiferencia que nos ha marcado desde hace siglos? ¿Por qué no tomar el control de la ciudad en pro de la paz y la seguridad? ¿Por qué no considerarnos en conjunto en vez de individualmente? ¿Por qué no obedecer a los policías, en vez de gritarles una bola de vituperios cada que podemos? ¿ Por qué no exigirle al gobierno que suba los salarios de los que guardan nuestra seguridad para así evitar la corrupción, los crímenes de policías, y al mismo tiempo contratar gente con mayor capacidad para desarrollar esta tarea?
Es cierto que nos falta mucho por hacer, pero si nadie empieza, el México que vamos a heredar será uno parecido a Ciudad Gótica. Por lo menos yo estoy cansada de caminar por las calles de esta urbe volteando para todos lados con tal de cuidarme.
Hagamos algo. Esto TIENE QUE ACABAR.
A.

Las relaciones parasociales

En medio de la coyuntura que vive nuestro país, es casi imposible no hablar o escuchar sobre el caso “Kalimba”. Hubo dos balaceras en ciudad Neza el fin de semana pasado, y explotó un coche bomba en Tula, pero parece que toda la gente estaba “extasiada” porque Kalimba se reservó su derecho a declarar el sábado pasado.

Al encender el televisor, es raro si no hay alguien hablando sobre este hecho. Que si la violó, que si fue con consentimiento. Que si Daiana miente o que si su “amiga” Taily -o como se escriba el nombrecito- dice la verdad. Se ha vuelto parte importante en las noticias, no sólo en los programas de espectáculos, y “periodistas” tan buenos como Loret de Mola – quien lo entrevistó y le faltó agarrarlo a tehuacanazos- o Joaquín López Dóriga nos tienen al día de la situación legal del cantante. Repito, los últimos días ha sido casi imposible escaparme de oír el nombre de Kalimba diariamente.

Lo curioso, es que toda la gente -tenga la posición que tenga respecto al caso- habla de Kalimba y de las jóvenes involucradas como si hubieran estado en el hotel con ellos. Quien me ha leído sabe que no soy fan de los mexicanos, pero últimamente como sociedad hemos entrado en una vorágine que nos ha tragado hasta sus entrañas. Hemos estado más pendientes de qué sucede con los involucrados en la supuesta violación, de los talk shows de Laura, Niurka, y Rocío, de las absurdas declaraciones de Daiana y Taily, de la nueva “carrera” de la segunda mencionada en Tv Azteca, en fin, de todo lo que seguramente tendrá una trascendencia importantísima para nuestro país.

En el talk show de Niurka- sí, yo también lo vi como unos cinco minutos- pasan a una fan de Kalimba. La fan, era una muchacha con aspecto de marimacha, con sobrepeso, un paliacate en la cabeza, y un semblante agresivo.

-¿Meterías las manos al fuego por Kalimba?- le dice Niurka.
-¡Sí!- grita ella sin dudarlo un segundo. -¡Kalimba es inocente!-
-¿Cómo puedes estar tan segura?- insiste.
-Kalimba no haría algo así.- contesta con seguridad la fan.

Precisamente eso es lo que pasa en nuestra sociedad. ¿Quién de ustedes le mandó mensaje a Paulina Rubio por Twitter el día que falleció su padre? Yo vi varios en mi TL que le decían: “Pau, lo siento mucho, mi más sentido pésame, espero que estés bien.” ¿Hola?

A menos de que hayas estado en Timbiriche, formado parte de su staff, o de su lista de amistades, no creo que Paulina tenga una mínima idea de quien eres, y tu te atreves a darle el pésame por el fallecimiento de su padre. Esa es una relación parasocial. Ponerte del lado de Jennifer Aniston, y odiar a Angelina Jolie a muerte por ser una quitamaridos. Esperar que Lucero esté bien ahora que dejó a Mijares. Conocer -por foto- al hijo de Paulina Rubio y “Colate”, y decir, “Ay, míralo qué bonito, se parece a…”. Querer madrearte al JJ porque le disparó a Cabañas, tu ídolo del fut. Ponerle “Fuerza Cerati” como si todas tus buenas vibras le fueran a llegar justo al cerebro. Creer que Kalimba es inocente -o culpable- y que pagará o debe pagar una condena por “las mentiras de una chamaquita cualquiera”.

Mientras que el crimen allá afuera se acaba a balazos a nuestro país y a nuestra gente, pareciera que nosotros estamos inmersos en esa indiferencia exquisita de “mientras a mí no me pase nada todo esta bien”. De todo esto yo me quedo pensando, ¿Nos falta ser más humanos?, ¿Un sentido de pertenencia? (Para así luchar por rescatar a nuestra nación de las garras del narco) ¿Eduación? ¿Leer más de un libro al año? ¿o podría ser que nada más nos falta un poquito de sentido común?

El taxista acosador

Todo me sucedió una mañana de este invierno que apenas empieza. Corría, como es de costumbre hacia a la avenida esperanzada en encontrar un taxi, ya que mi auto estaba en el taller, y por mencionar, los camiones que van hacia mi trabajo por la bendita obra de Mr. Ebrard, tardan hasta una hora y media. Así que sin más opciones de donde elegir, tenía que tomar un taxi.

Tomé mi celular para ver la hora y en ese justo momento una unidad vacía pasó frente a mi. Jeez. ‘Ni modo’, me dije mentalmente y vi como el taxista captó que andaba buscando taxi. Se detuvo y me hizo señas para subir. Lo dudé un poco la verdad, pero no tenía tiempo así que corrí y lo abordé.

“¿Estabas dudando si subirte o no verdad?”, me dijo con una sonrisa que ya tenía huecos a falta de dientes. Tenía la piel oscura, ojos negros, una panza prominente, y traía una chamarra pachona de esas que tienen el distintivo de algún equipo de fútbol americano, estaba como en sus cuarentas y no tenía buen aspecto. Era el típico taxi, con asientos de “piel” negra, con un olor característico, entre smog y colonia barata, y una imagen de “Jesús” pegada en el retrovisor.

“Mmm..sí, es que pensé que venía ocupado”, le dije, tratando de sonar cordial. No soy muy partidaria de hablar con los taxistas, me ponen nerviosa, y no me gusta hablar con extraños. “Siempre vengo libre para las chicas guapas”, me dijo en un tono más bien lascivo. Yo sólo sonreí y asentí. Supuse que lo mejor sería “arreglarme” es decir maquillarme para no prestarle tanta atención y ver si me dejaba de hablar.

Al momento en que ponía sombra azul oscuro sobre mi párpado me dijo: “¿Quieres resaltar tu belleza?”, volteé y lo miré con cara de what. “¿Qué?”, le dije en un tono molesto, y me contestó, “Es que ya estas muy guapa amiga, ¿Qué tal si te hago mi amiga?” Estiró la mano. Dudé dos segundos y le di la muñeca, con el espejo en mano. Este asunto empezaba a olerme muy mal, y no sabía qué hacer, pensé en decirle que me bajara, pero íbamos sobre Río Churubusco, una vía rápida de la ciudad, y como comprenderán no podía detenerse así nomás.

“¿Quieres que pase por ti en la noche?”, me insistió. “No gracias, mi padre pasa por mí todas las noches”, contesté. “¿Mi suegro?” Puse cara de asco. Esto ya estaba muy mal. “¿Por qué te ‘chiveas’? ¿Ira? ¿Por qué te chiveas?” me decía en tono insistente pero imperativo, me sentí muy incómoda. En el alto echó su asiento para atrás y veía cómo me arreglaba. “No hagas eso”, le dije. Acomodo su asiento.

“¿Qué te parece si intercambiamos teléfonos?”, preguntó. “No tengo teléfono”, le contesté. Enojado y mirando por el retrovisor dijo, “¿Por qué no?” Tuve miedo y le dije que no tenía celular pero que con mucho gusto le daba el de mi casa. En una actitud más amigable, apunto mi número al llegar al alto. Le dicté un número falso y pareció contentarse. El me anotó el suyo en un papel. Se llamaba Carlos. Decidí que lo mejor sería bajarme varias cuadras antes de mi trabajo para que no supiera a dónde iba.

El taxímetro marcaba 50 pesos. Pagué con un billete de 100. Me dijo que no tenía cambio porque yo era “su primer pasaje del día”. Según. Estacionó el auto dentro de una calle y me dijo que lo esperara que iría por cambio. Yo no me esperé bajé del auto y en la esquina lo encontré de nuevo. Me regresó mis 50, y me preguntó que cuando nos volveríamos a ver. En mi mente le decía todas las groserías que pudiera haber aprendido en la vida. “Pronto, pues me hablas”, le dije para que ya me dejara ir. “Ok, hasta luego”, me dijo mientras estiraba la mano, anticipé su movimiento y le di la mano mientras mantenía rígido mi brazo. Me quizo jalar y me dijo en un tono de enojo: “¡Despídete bien!”

Le grité que no, y eché a correr. Una, dos, tres cuadras sin voltear para atrás lo más rápido que pude. Antes de entrar al edificio doble chequé que nadie me viniera siguiendo, y ese día ni salí a comer.

Me sentí pendeja, por no saber manejar la situación. Me sentí horrenda pensando cara de nosequé me vió ese tipo. ¿Creyó que lavaba ajeno? o ¿Cómo cree que chicas como nosotras, como yo nos vamos a fijar en tan horrible adefesio? En fin, hasta hoy sufro de delirio de persecusión, no he vuelto a abordar un taxi en la calle, y si no tengo auto, le ruego a mi papá que me lleve a donde voy.

En nuestra defensa, un comentario

Hola, soy miembro activo de una Iglesia Cristiana desde hace más de 15 años, tengo una licenciatura y una maestría, tengo un empleo estable, por lo que puedo decir que no lo hago por fanatismo o por falta de intelecto. Quiero decirles que el señor que realizó esta acción, para nada lo hizo inspirado por Dios, yo conozco a Dios y Él no actua de esta forma, no se quien sea Josmar, no se que pensaba o que pretendía pero los cristianos no somos así. Nosotros conocemos a Dios y su amor, respetamos a nuestras autordades y no hariamos nada que perjudicara al prójimo, porque eso SI es lo que dice la Biblia. Por favor no nos confundan. Así como todos sabemos que por el hecho de que muchos Narcos “digan” profesar la religión católica, No significa que todos los católicos son Narcos, tampoco digamos que por un señor que se “diga” pastor cristiano (sin serlo) signifique que seamos raros o alborotadores. Un saludo cordial a todos.
F. Zavala
Extraído del Universal

y no puedo estar más de acuerdo.

Gobierno Irresponsable.

Ok. Tal vez exagero, o tal vez no. Desde que la influenza porcina, humana, ah1n1, como le llamen, golpeó al país, esto se ha puesto de mal en “pior”. 

Les diré porqué. El Gobierno Federal creyó que al tenernos a todos en nuestras casas, encerrados, asustados y lavándonos las manos como locos, ellos podrían hacer de las suyas en las calles vacías, y en los tribunales sin manifestantes. Acertaron. 

Mientras sufríamos y rogábamos no quedar contagiados del mortal virus, a los angelitos se les ocurrió que por qué no, todos podemos portar 500mg de marihuana o de cocaína o de heroína, según tus gustos. Nadie peló la iniciativa de ley, porque todos se estaban lavando las manos, y también muy en el fondo no pensábamos que eso pudiera llegar a convertirse en verdad. 

Total, hasta tembló mientras estábamos en el encierro y todos decían “mira como tiemblo” con lo de la influenza y ya saben el humor de los mexinaquitos no se hizo esperar. Cabe mencionar que hay más infectados ahora que ya no estamos en “alerta sanitaria” que cuando estuvimos enclaustrados y el GDF ya dijo que no piensa mover un dedo. Oquei.

Acabo ese capítulo, y nadie recordó, ni se fijo en lo de las drogas, hasta que hace dos semanas ya entro en vigor esa ley, es decir, tú que eres tan adicto, o no tanto, si eres del que “mañana deja las drogas” puedes ya portar en tu bolsita del pantalón o de mano, una “ración” de hasta 500mg de tu droga favorita, siempre y cuando sea cocaína, marihuana, o heroína. Curiosamente, no hubo desplegados enormes en la prensa ni mucho menos, apenas un parrafito en el periódico le dió cobertura a tan polémica aprobación del gobierno. No hubo sociedades de padres en los tribunales, ni protestas por parte de la iglesia, ni nada. Me pregunto: ¿ QUE NADIE SE ENTERÓ? ¿FUI LA ÚNICA? bueno, ¿Yo y todo mi grupo de seminario? ¿ QUE NO CALDERÓN DISQUE “LUCHA” CONTRA EL NARCOTRÁFICO? ¿ NO PUEDEN CON PINCHES BORRACHOS Y AHORA PERMITEN QUE SE DROGUEN?

Y bueno, preguntas como esas eran las que venían a mi cabeza, y me hacían pensar que ya no tendré hijos por el temor de que un borracho drogadicto lo atropelle mientras anda en bicicleta, o que mi marido en su regreso del trabajo se tope con un ser de estos y las cosas no terminen bien. 

¡Ah! pero me olvidé de contarles algo. Hace dos semanas unos amigos y yo buscábamos un lugar para “echar unas chelas”. En lo personal no tomo, pero había que socializar un poco. Íbamos en el Passat de un chico, y teníamos exceso de pasajeros. De repente una patrulla nos ordenó que nos detuviéramos y felizmente bajaron a todos los chicos que venían con nosotras. 

Los policías los revisaron como si fueran criminales, les pusieron las manos en la cabeza y les tentaron el cuerpo para ver si no traían armas. Le pidieron su licencia y su tarjeta de circulación y revisaron si el auto no era robado. Nos tuvieron esperando como veinte minutos y al final nos dejaron ir. -Váyase con cuidado amigo, más adelante hay patrullas y los van a detener. Es mejor que se separen.-Era un coche para 6 personas, e íbamos 7. No nos separaramos. A lo que voy es que cómo pueden detenernos así, cuando ya es legal portar drogas, ¿ Qué buscan? Ya no hay delito que perseguir, y no sé que estén pensando, pero lo último que parecíamos ese día era criminales. 

Criminal, es que un presidente diga que va a perseguir a los narcos y que apruebe leyes como éstas. Criminal es que se sigan permitiendo asesinatos masivos como los que han estado ocurriendo en los centros de readaptación social. Criminal es que el GDF, y todos los ex-gobernantes de la ciudad supieran que un día el agua no iba a alcanzar y permitieran que el valiosísimo líquido se desperdiciara indiscriminadamente y que todas las chachas de las lomas siguieran lavando banquetas a manguerazos. 

Ahora, muy pronto la ciudad será caótica. No habrá agua suficiente y eso atentará en todas las áreas. No habrá suficiente higiene lo que significará más enfermedades, aumentará el precio del líquido indiscriminadamente, y tal vez, no lo sabemos, nuestra única opción será largarnos de aquí. 

Había pensado ponerle a este post, “el mundo se nos va a acabar”, pero ahora le pongo “gobierno irresponsable”, porque es su culpa, culpa de todos los gobernantes, no alinear a la gente y obligarlos a pagar y a cuidar el líquido como se debe. Es su culpa toda la mafia que se ha hecho, porque son una bola de corruptos sin escrúpulos. Y es su culpa porque todas las vidas que se han cobrado, serán sobre ellos. 

He dicho. Y si les ofende, qué pena por ustedes. 

También ya va siendo hora de que la ciudadanía levante la voz y dejen de ser tan pasivos y horrendos. Despeguen sus ojos del fútbol y vean cómo el país se cae a pedazos. 

HAGAN ALGO MEXINACOS!

Chaotic City.

En un lugar donde antes eran valles y lagos, donde habían miles y miles de hectáreas llenas de árboles; donde los animales vivían tranquilos y los pájaros cantaban, todo se fue al caño y no sólo eso, se convirtió en la ciudad más grande y de las más sucias del mundo. 

Si no has adivinado hablo de la capital mexicana, el Distrito Federal. Somos tantos que ya no cabemos más que apilados unos encima de otros. Los servicios son insuficientes y hay colonias que hace meses y años sufren del desabasto de agua. 

Ayer Cherrio y yo fuimos a comer al Applebee’s. Cuando llegamos al centro comercial en el que se encuentra sentimos como nos llegaba una ola de calor y de una mezcla de olores que podían ser todas las comidas de la comida rápida mezcladas más el sudor de toda la banda que yacía en el Área de Fast Food del lugar.

La gente parecía no inmutarse pero había mucho ruido, calor, y olores. Cherrio y yo corrimos al restaurante donde no dejé de sentirme un poco asfixiada pero había aire acondicionado, música agradable, y paz. 

Nuestra paz no duró mucho porque teníamos que irnos a otro lugar a pagar unas  cosas pero por ahora ninuno de los dos tiene coche así que tuvimos que tomar el Metrobús y fue un caos, porque a la altura de Altavista toodo se había inundado y llegaron los bomberos y personas de protección civil y etc y etc. El agua les daba a las rodillas y empezaron a desviar a todos los coches que venían sobre Insurgentes a otras calles y pasamos horas atrapados en el Metrobús sentados entre un montón de gente y acalorados a más no poder. De repente que una pendejita quería cerrrar la ventana y yo le grite: ” ¡No! ¡No la cierres!” y ella como que se hizo la loca y se volteó sin cerrarla. Pero le dije a mi novio, ¿ Apoco no es el ejemplo perfecto de que en esta ciudad NADIE piensa en los demás más que en sí mismo? 

A ver no llovía tanto, y a la pendeja no le caía el agua. En cambio los que veníamos del otro lado no podíamos abrir nuestras ventanas y moríamos de calor. ¿ No podía ella “soportar” un poco el agua o el aire, para que todo el andén ese se ventilara? Parece que no. 

Después cuando llegamos a Dr. Galvez, fue peor todos se aperraban y se empujaban cual jabalíes o peor no se ni que calificativo ponerle a la gente, pero de repente fue como si era el último metrobús de la vida y que si la gente no lo agarraba iba a morir. Esperamos como 6 camiones para que toda la perriza se fuera y nos subimos. Podíamos estirar los brazos, ir viendo la “super tele” del metrobús y lo mas importante, ventilados. 

Así fue hasta donde llegamos, porque ahí mismo tuvimos que batallar con la lluvia, y con la gente y con todo. ODIO esta ciudad  de drenajes insuficientes y sus pinches obras que sirven nadamás para enriquecer al pinche Marcelo Ebrard.

De la influenza ( otra vez! )

Sucede que ayer, veía con mi Cherrio un documental de la influenza. Fue bastante preocupante para mí darme cuenta de cosas que no sabía como: 

1. La mayoría de los aviones NO tienen filtro de aire, por lo que, aunque el aire es renovado, el virus circula libremente por todo el avión.

2. LA influenza h5N1 ( no la porcina o humana) puede matar a alguien en 36 horas.

3. El retroviral, no es un antibiótico, es una sustancia que frena el avance del virus, por eso, si te sientes mal, será muy importante que te atiendas dentro de las primeras 48 hrs. 

4. El tapabocas, no tiene una efectividad del 100%. Tendrás que cambiarlo por lo menos una vez cada 8 o 10 horas si lo usas todo el día. Si se humedece no servirá. 

5. En Hong Kong más de 300 personas se contagiaron en una unidad habitacional por un drenaje abierto en el que quedaron pequeñas partículas de heces de un infectado con SARS. 

6. La  neumonía da, porque después del ataque de un virus, el cuerpo le ordena a las células muertas y con virus que se destruyan, lo que causa hoyos en los pulmones, que finalmente se llenan de líquido y sangre. :S!

No sé, neta me da miedo esta onda, también hay muchas teorías de que si todo es un invento del G7 y no se qué. Yo digo que toodo es posible, pero uds. hagan sus conclusiones. 

Con información de NatGeo.

www.natgeo.tv