Archivo de la categoría: Escuela de la vida

Sobre Ángel Verdugo y las señoritas Polanco

Sería redundante comentarles de nuevo qué fue lo que este señor dijo ayer. Por eso si desean saber qué dijo aquí el link: http://bit.ly/qV6Cxx
Después de escucharlo, no me queda duda de por qué tenemos una sociedad tan segregada, ya que en México, D.F. la gente busca nada más lo suyo. Lo podemos ver a diario: la mamá que se queda en tercera fila con tal de que su hijo se baje en la “mera puerta de la escuela”, el cuate que no le cede el lugar  a una señora de la tercera edad en el transporte público con tal de ir dormido, las mujeres en el metrobús que aunque van en el área especialmente para ellas, se empujan, y hasta se insultan, y ¿qué tal los fines de semana? Cuando miles de ustedes deciden tomar el volante de un vehículo sabiendo que están en estado de ebriedad.
La impresión que me da la ciudad en los últimos tres años, es que la paz y la seguridad social penden de un hilo. No quiero ser amarillista pero hace poco escuche que existían entre tres mil y seis mil elementos efectivos de la PFP, para una ciudad con veinte millones de personas. Y si a eso le sumamos escenas que suceden a diario como la de las señoritas Polanco, pues quiero decirles que vamos perdiendo, porque son muy criticadas, pero muchos hacen lo mismo. Se divierten y hasta buscan rutas alternas, aún sabiendo que al manejar borrachos ponen en peligro sus vidas y las de los demás. Hace como seis años una amiga de mi familia, perdió a su hijo cuando este iba de camino a la escuela en sábado. El chavo tenía una práctica en otro lugar, eran las 6 a.m. y se dirigía a la universidad cuando un borracho nefasto se pasó un alto y chocó con él. Lamentablemente, el borracho vivió, pero el chico de veintitantos que se preparaba para ser médico, falleció. Sus padres no lo han superado, básicamente porque nunca lo verán desarrollarse, casarse, triunfar. Se fue antes de tiempo.
Lo mismo sucedió con mi prima, hace dos años fue atropellada mientras iba en su bici. Le habían dado beca completa en el ITAM, eran vacaciones de verano y daba un paseo por la ciclopista con un amigo, cuando una señora pasó a toda velocidad sabiendo que era paso de la ciclovía. Mi prima murió en el lugar. Repetirlo todavía me da escalofríos, hay una bici blanca justo donde falleció, su vida se esfumó en un instante, y una chica brillante se quedó sin futuro. Por eso las declaraciones de este “señor” me parecen reprobables, ya que precisamente las personas como él, hacen imposibles la sana convivencia y el respeto mutuo entre los habitantes del D.F.
Yo estaría a favor de una ley que exija que si quieres tener auto, solamente puedes tener autos tipo “Smart”, “Spark”, o “Matiz”, y que las bicicletas se volvieran un medio de transporte casi obligado. Las familias con niños o bebés podrían sacar un permiso para tener camionetas, y definitivamente los transportes de carga circularían por las noches o en su defecto, hacer un paso para que no entren a la ciudad.
La reacción de la sociedad ante estos comentarios, me hace pensar que todavía existimos más buenos que malos allá afuera. ¿Por qué no dejar la indiferencia que nos ha marcado desde hace siglos? ¿Por qué no tomar el control de la ciudad en pro de la paz y la seguridad? ¿Por qué no considerarnos en conjunto en vez de individualmente? ¿Por qué no obedecer a los policías, en vez de gritarles una bola de vituperios cada que podemos? ¿ Por qué no exigirle al gobierno que suba los salarios de los que guardan nuestra seguridad para así evitar la corrupción, los crímenes de policías, y al mismo tiempo contratar gente con mayor capacidad para desarrollar esta tarea?
Es cierto que nos falta mucho por hacer, pero si nadie empieza, el México que vamos a heredar será uno parecido a Ciudad Gótica. Por lo menos yo estoy cansada de caminar por las calles de esta urbe volteando para todos lados con tal de cuidarme.
Hagamos algo. Esto TIENE QUE ACABAR.
A.

Random thought

Happy Back to School.

Not for me though. Yay!!


En nuestra defensa, un comentario

Hola, soy miembro activo de una Iglesia Cristiana desde hace más de 15 años, tengo una licenciatura y una maestría, tengo un empleo estable, por lo que puedo decir que no lo hago por fanatismo o por falta de intelecto. Quiero decirles que el señor que realizó esta acción, para nada lo hizo inspirado por Dios, yo conozco a Dios y Él no actua de esta forma, no se quien sea Josmar, no se que pensaba o que pretendía pero los cristianos no somos así. Nosotros conocemos a Dios y su amor, respetamos a nuestras autordades y no hariamos nada que perjudicara al prójimo, porque eso SI es lo que dice la Biblia. Por favor no nos confundan. Así como todos sabemos que por el hecho de que muchos Narcos “digan” profesar la religión católica, No significa que todos los católicos son Narcos, tampoco digamos que por un señor que se “diga” pastor cristiano (sin serlo) signifique que seamos raros o alborotadores. Un saludo cordial a todos.
F. Zavala
Extraído del Universal

y no puedo estar más de acuerdo.

Sabes si seguirás aquí mañana?


El impacto fue horrible. El fin de semana pasado mi prima Estela de la Luz, falleció después de perder el control de su bici, mientras iba en la ciclopista, y colapsar con un auto compacto. El golpe fue tan fuerte que le arrebató la vida en un suspiro.

Tenía 18 años or so. Iba a entrar al ITAM pronto con beca completa. Era linda. Hablaba lindo y tenía un corazón de oro. Recuerdo que de niños mi hermano y yo éramos muy unidos con ella, y cuando se enojaba nos decía “¡Ya no soy tu prima!”. Mi hermano y yo siempre nos reíamos de eso y se nos hacía chistoso que nos dijera esas cosas. Cuando Estela tenía seis, yo ya tenía como doce.

Divago un poco, pero estos días he estado pensando que su vida fue cortada de tajo, que no le correspondía morir, que no le correspondía irse, que era tan joven, tan buena, con un futuro tan prometedor, tan brillante…

Lo que les quiero decir es que NADIE tenemos la vida comprada y es importante estar a cuentas con Dios. Cuando somos jóvenes pensamos que aún falta mucho para la partida. Que aún no vamos a morir. Pero hay noticias, vamos a morir y podría ser esta misma noche. ¿ A dónde crees que irías? ¿ Qué crees que pasaría con tu alma después de morir? ¿ Sabías que no todas las personas están destinadas a ir al cielo ?

No le pude decir nada de esto a mi prima pero te lo puedo decir a tí. Jesús dijo: ” Yo soy el camino, la verdad y la vida, NADIE viene al Padre si no es por mí.” (Bible) Si tu murieras hoy y no sabes a donde irías, te invito a repetir una sencilla oración. Hazlo de todo tu corazón:

Señor Jesús

Te pido perdón por todos mis pecados

Hoy te hago el señor y salvador de mi vida

Te pido que entres a mi corazón. 

Gracias porque ahora sé que pasaré la eternidad a tu lado. 

En el nombre de Jesús,

Amén.


No es por morir. Lo importante es asegurarte de dónde has de pasar toda la eternidad. No importa tu religión, Jesús no era religioso. Él te ama y por eso dió su vida por tí.

In loving memory of Estela de la Luz Valles Vindiola. (RIP)

Melancolía.

 

La separación. Nunca es fácil.

La separación. Nunca es fácil.

 

 

Mi mami se fue a vivir a otro lugar del país. En parte es muy triste. En parte es muy…releaving. Es raro no poder estar con ella, y es más raro que ella esté tan lejos. Nuestra despedida fue extraña. No había pensado en hacerla muy emotiva, porque a mi la lágrima me gana y no puedo. 

Su avión salía a las siete de la noche. Eran las cinco y yo ya me iba con mi novio. La verdad era como mi pretexto. No quería verla tomar sus maletas y salir de la casa y no volverla a ver…por un rato. 

No era como que se moría, pero tampoco es como que la voy a poder ver cada semana. Total que le dije, ya llegó Cherrio ma. Ella puso una expresión triste. Me abrazo y me dijo, “cuídate mucho”. Empezó a derramar lágrimas y le dije, “no te pongas triste, te voy a ir a ver, y tú vas a venir también.” 

La solté y me dispuse a bajar las escaleras. “Me avisas cuando estés en el avión ma!” Pero algo me hizo regresar. Pensé que era el último abrazo. Al menos el último en mucho tiempo. Regresé, la abracé y lloré como un bebito. Ella me dijo, “creo, ¡ya no me voy a ir, ya no me voy a ir! entre lágrimas. “Como crees ma, ya mandaste todas tus cosas…”

La solté con mi corazón de pollito  roto. Me subí al coche de mi novio y lloré por dos horas. Los días han pasado sin novedad. De repente lloro mucho, de repente me animo, y luego la extraño. La verdad yo creí que no la iba a extrañar ( tanto). Pero no es así, creo que es la separación más difícil que he tenido en mi vida. 

Ya sé, soy un cry baby.

A los que se fueron…

 

Recuerdo que no empecé muy bien el año. Justo en el primer día del año, a las 4 de la mañana me atacó una infección fatal. Al otro día fui al médico. 

PRonto esos días, murió mi estilista, cuyo nombre era Gaby Almazán. Era un artista con el cabello y se llevaría de calle a los “Descabellados” (Doci estilistas un ganadour) y cuando ibas con el sólo te miraba y en cinco minutos estabas lista. PEro Gaby no pudo más y abandonó su cuerpo cansado a la edad de 34 años, dejando a su esposa e hijos detrás.  Fue muy triste, muy triste. 

El 29 de enero del presente año falleció mi tía Estela, y a la fecha los médicos no sabem decir si fue leucemia o fue el sistema inmunológico o algo más. Le escribí cartas mientras estuvo en el hospital. Escribirle me hacía sentir conectada, no quería verla pues me habían contado que estaba en muy mal estado, y ella no quería que ninguno de sus sobrinos o sus nietos la viéramos. 

Hasta cierto punto quiero pensar que se fue con sus esponjados cabellos y una gran sonrisa hacia su otra vida. Espero que sí. Espero que un día la vuelva a ver y que estemos en el cielo y ella me abrace y yo llore mucho porque la encontré otra vez y me cocine algo lindo o platiquemos de todo y de nada, y huela su olor a sucio, a tabaco, a secador de cabello, y ella me abrace y me muestre que tiene más gatos de los que ya tenía. Todo eso espero. 

Y espero ver a Kande en algún pedestal tratando de que le escuchen, que escuchen a su gente, a sus alumnos, a sus amigos, a todos los que hemos sido víctimas pero no victimarios, los que hemos sido líderes pero no mártires, y nos volteen a ver y la gente se de cuenta de que no había colores de piel porque al final todos somos lo mismo y lo más que seguro es que la muerte nos lleva igual, seamos ricos o pobres o asiáticos o afroamericanos o mexicanos y vivamos en la loma bebiendo pulque y que a Slim y a Azcarraga sus miles de millones y su lugar en Forbes no les alcanzarán para vivir forever y que al fin todos comprendan, aunque ya todos estén muertos. 

Ha sido muy dificil sentir que la muerte está cerca, no de mí sino de las personas que amé. Aún las amo, sólo que ya no existen, y los dedos de Gaby no se pasaran más por mis cabellos enredados, el cabello de mi tía no me pícara más la nariz mientras la abrazo, el “Mira hija,” de Kande estará más que apagado, y sólo quedará un lugar donde vivirán por siempre.

Mi corazón. 

 

Gracias,

 

nos vemos pronto.